Campings de Cantabria | Asociación de Campings de Cantabria
Playas

Playa Oriñon. Castro Urdiales

La playa de Oriñón está situada en la pequeña localidad costera de Oriñón, en el municipio de Castro-Urdiales. Se encuentra encerrada entre dos peñones. La pleamar y la bajamar son muy acusadas, habiendo más de 500 m de distancia entre ambas. Esta playa es parte de la ría de Oriñón, desembocadura del río Agüera

Playa de Antuerta. Ajo

Situada al oeste de la playa de Cuberris (a 400 m) y accediendo a pie por lo subida que nos lleva o Punta Cárcabo, rodeada de hermosos acantilados, se encuentra la playa de Antuerta, conocida también por “la Cala”. De arena fina y dorada, cuenta con vigilancia los meses de verano. Tranquila, apacible y protegida de los vientos, esta playa de medio kilómetro de longitud, con orientación norte, propicia la entrada de olas y hace que numerosos aficionados al deporte, tanto surfistas como practicantes del wind, se acerquen a sus aguas. Por otra parte, es muy recomendable observar esta cala desde los escarpados acantilados que la bordean.

Playa de Cuberris. Ajo

Situada al oeste de la playa de Cuberris (a 400 m) y accediendo a pie por lo subida que nos lleva o Punta Cárcabo, rodeada de hermosos acantilados, se encuentra la playa de Antuerta, conocida también por “la Cala”. De arena fina y dorada, cuenta con vigilancia los meses de verano. Tranquila, apacible y protegida de los vientos, esta playa de medio kilómetro de longitud, con orientación norte, propicia la entrada de olas y hace que numerosos aficionados al deporte, tanto surfistas como practicantes del wind, se acerquen a sus aguas. Por otra parte, es muy recomendable observar esta cala desde los escarpados acantilados que la bordean.

Playa de La Concha. Suances

Es el más accesible, popular y concurrido de todos los arenales de Suances. Situado en pleno corazón de la zona turística, cuenta en las cercanías con todos los servicios necesarios. Además, esta playa es famosa por acoger numerosos torneos y campeonatos de diversas disciplinas (voley, balonmano, fútbol, rugby,…) que se disputan a lo largo del verano en la zona habilitada para ello.

Playa Los Locos. Suances

Esta playa, declarada Reserva Natural de Surf, es un lugar ideal para la práctica de esta disciplina. De hecho, este paraje se encuentra una de las comunidades surferas más arraigadas del país y cuenta con grandes figuras de este deporte.

Playa La Ribera. Suances

Se trata de un arenal de aguas tranquilas, ya que no se encuentra abierta al mar, sino que está bañada por La Ría San Martín. Situada en una zona urbana, es ideal para disfrutar con los más pequeños.

Playa La Tablía. Suances

Es quizás la playa más “virgen” de todas las de Suances. Abierta completamente al mar, destaca por sus grandes acantilados y su fuerte oleaje. Junto a la de Las Locos, es una de las más apreciadas por los surfistas.

Playa El Sable. Suances

Es un pequeño arenal, que se abre paso entre acantilados, ideal para relajarse y dejarse acariciar por el sol. Goza además del encanto salvaje y de la sensación de aislamiento al carecer de edificaciones a su alrededor. Además, el visitante puede pasear por los acantilados y llegar hasta Punta Ballota, un lugar muy bello que permite además disfrutar de una espectacular vista.

Playa El Sardinero. Santander

El Sardinero cuenta con dos playas con su mismo nombre.

Una es la Primera Playa del Sardinero y la otra es la Segunda Playa del Sardinero. Son dos playas distintas aunque están seguidas en la línea de costa y cuando baja la marea se unen.

La historia cuenta que en el pasado, una de las playas era utilizada por las clases medias y bajas y la otra era usada por las clases altas santanderinas, por lo que había una diferenciación social entre ambas. Hoy en día ambas playas son muy familiares y muy concurridas durante el verano, ya que son las más extensas con las que cuenta la ciudad.

Playa del Camello. Santander

Es una playa en Santander de unos 10 000 metros cuadrados situada muy por debajo del nivel al que se encuentra el paseo marítimo que la rodea, por lo que es necesario bajar escaleras y/o rampas para acceder a ella.


El nombre lo toma la playa de una de sus rocas, cuya forma recuerda a la de un camello.